Etiquetas

, ,

18:00 || Voy en camino a metro Balderas, en este instante me encuentro en División del Norte. Nos quedamos de ver en un bar llamado la “Cosa Nostra” a las 19:00, con suerte habrá tiempo para una cerveza. En todo caso, vale la pena estar temprano para observar de cerca los procesos de apropiación del espacio en las calles aledañas a la Arena México.

18:46 || Llegué a Balderas, no creí que se tardara tanto. Es impresionante la gran cantidad de mercancía que se vende alrededor de la Arena México. Todo lo que se le pueda poner una máscara de luchador encima es potencialmente vendible. Decidí tomar el bando rudo, de niño recuerdo que idolatraba a los técnicos como Octagón o Atlantis, inclusive recuerdo un muñeco de Máscara Sagrada que por mucho tiempo fue la joya de mi pequeña colección de juguetes. Esto es una perogrullada, pero no está de más decirlo, Rudos y Técnicos son bandos contrarios, aunque en más de una ocasión los papeles se invierten. No es raro que un técnico se vuelva rudo o un rudo técnico, pero no es tan sencillo, hay que ser coherente con el papel que cada quién decide adoptar.

¿Por qué decidí tomar el bando rudo? Siento que con el paso del tiempo la personalidad del bueno se ha ido aplanando para mí, me siento atraído por la complejidad del personaje que decide deliberadamente pelear sucio. Pierroth encabeza el cartel del lado rudo, peleará esta noche contra Diamante azul del lado técnico. Hoy se rendirá homenaje a Dos leyendas del ring: Don Salvador Lutteroth y Villano III.

Pierroth pertenece a una especie de asociación de rudos. Ellos se denominan a sí mismos “ingobernables”. Su logo es peculiar, al parecer es un individuo enmascarado con un sombrero de gangster. El mismo Pierroth lleva tatuado ese logo en su pecho. Originalmente los ingobernables fueron conformados por la Máscara, la Sombra y Rush. Por cierto, algunos portales de noticias dicen que Rush y Pierroth tienen lazos de consanguinidad. Tampoco esto es raro, hay dinastías enteras de técnicos o rudos. He decidido escribir sobre la experiencia de ser rudo.

8:00 || Ya es hora de entrar. Me he sentado en las gradas de la zona azul. || 8:15 Todos chiflan, los de al lado son técnicos || 8: 26 Primer anuncio || 8:30 || Todos chiflan y un minuto después las mujeres inauguran el primer evento. Pelean Marcela, Princesa Sugehit y Estrellita contra Zeuxis, Amapola y Tiffany. Ganan las técnicas por descalificación, al parecer se tomaron bastante en serio el papel y una de ellas le quitó la máscara a otra. Eso es ilegal, al menos en la primera justa. La victoria les salió cara, una perdió la máscara, la otra salió cubriéndola, la última salió en camilla.

La siguiente contienda le pertenece a Dragon Lee, Titán y Stuka contra Euforia, Niebla Roja y Gran Guerrero. El público comienza a ponerse las máscaras. Los técnicos retan a los rudos a una competencia por golpearse el pecho. Quien domina el ring domina al público. La tercera lucha Caristico, Atlantis y Marco Corleone contra Rush, La Máscara y Kráneo. No hay mucho que pueda agregar. Me ha contado Noé, un compañero del posgrado, que Carístico solía ser el antiguo Místico quien quiso probar suerte en los Estados Unidos pero a su vuelta no pudo encontrar su antiguo puesto. Creo que por eso nadie quiere al Místico actual, pese a ser uno de los técnicos más reconocidos en la escena.

El evento especial por el campeonato mundial histórico NWA de peso medio fue entre Ultimo Guerrero (Campeón) contra Matt Traven  (Retador). Esta pelea tuvo algo de peculiar. El patrioterismo y la sensiblería aunada al disgusto provocado por las políticas internacionales promovidas por la administración Trump se vieron encarnadas y yo no sé si bien canalizadas hacia la contienda entre Último Guerrero y Matt Taven. A mi juicio, la victoria ya estaba de antemano decidida, todo acaba en un afable apretón de mano.

En la lucha semifinal por el campeonato mundial de tríos se enfrentan Místico, Volador Jr. y El Valiente (Campeones) en contra de Mephisto, Luciferno y Ephesto (Retadores). Sorprendentemente los rudos ganan en la semifinal.

Hay victorias que parecen derrotas, victorias a medias, victorias obnubiladas por la tragedia, victorias pírricas, victorias insípidas o incompletas. La victoria del Diamante azul sobre Pierroth, acaecida el pasado 17 de marzo, no fue sino una de esas victorias indecisas. Me cuesta trabajo darle algún calificativo. Por fin llega la lucha estelar, máscara contra máscara, Diamante Azul contra Pierroth.

Anuncios