Etiquetas

, , , ,

Ya somos todo aquello

contra lo que luchamos a los veinte años

Antiguos Compañeros se reúnen

 José Emilio Pacheco

 

El halconazo fue un suceso histórico, inscrito en un trágico arco narrativo de la historia de México cuyo nombre, a falta de un común denominador que unifique todas las opiniones, es conocido como la “Guerra Sucia”.

La guerra sucia es definida como el ataque sistemático de grupos políticos (sindicatos), civiles (movimientos estudiantiles) y armados (guerrillas) por parte del Estado mexicano. Estructuralmente tiene una estrategia dual, en palabras de Lucio Cabañas, refiriéndose al Estado mexicano, entonces representado por la figura de Luís Echeverría: «Al mismo tiempo que ha aplicado un castigo, una represión […], [el Estado] trata de aplicar […] una política.» [i]  Armando Bartra le denomina a esta clase de política: “política del chicote y la mazorca”; una especie de populismo represor.

Su demarcación histórica es incierta, como dije, no existe un consenso unánime al respecto.  Empero, sí existen algunos antecedentes que le brindan el marco característico de represión sistemática por parte del Estado, comenzando por el intervalo temporal que abarca tres décadas del siglo XX; atravesando tres sexenios:

  • Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970)
  • Luis Echeverría Álvarez (1970-1976)
  • José López Portillo (1976-1982)

Es por ello que reitero, el Jueves de Corpus, o como también se le conoce el halconazo, es un evento inserto en un marco narrativo mucho más grande de lo sucedido en el jueves 10 de junio de 1971 en las inmediaciones de la calzada México-Tacuba.

Los eventos comenzaron a raíz de una serie de sucesos. En principio, la marcha fue convocada en apoyo a los estudiantes de la Universidad de Nuevo León, quienes luchaban por gestionar su propia autonomía universitaria en contra de los intereses del gobierno en turno. Las muestras de simpatía serían manifestadas en la capital por diferentes estudiantes y profesores de diferentes universidades. Sumado a ello, se encontraba  el retorno de los líderes estudiantiles del 68 exiliados en Chile.

La manifestación comenzaría desde el Casco de Santo Tomás y recorrería las avenidas Carpio y de los Maestros para salir a la Calzada México-Tacuba para finalmente dirigirse al Zócalo capitalino. No obstante, en la Calzada México-Tacuba, la manifestación fue interceptada por el cuerpo de granaderos además del grupo paramilitar denominado “los Halcones”, quienes arremetieron en contra de los manifestantes y transeúntes al grito de -¡Viva el Ché Guevara!

Los halcones iban armados con garrotes, así como «carabinas 30 M-1, 30 M-2, M-16, automáticas .45,.38, .22, 9mm, revólveres .39, .32 y .22»[ii] Los granaderos no intervinieron en ningún momento.[iii] Al contrario, se tiene constancia de que “Atacaron a estudiantes universitarios, politécnicos, de Chapingo, ciudadanos que tuvieron la mala suerte de pasar por el lugar y a reporteros gráficos y redactores que cumplían con su deber”.[iv] El Departamento del Distrito Federal y el gobierno de la república negó su participación en los eventos, así como toda relación que le vinculara con el grupo paramilitar de “los Halcones”[v];  culpando al Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), grupo de choque estudiantil, por tales sucesos. Nadie se responsabilizó de los hechos ocurrido el jueves de Corpus.

El saldo negro varía según la fuente que se consulte. Los diarios reportan distintas cifras:

  • Ovaciones: 6 muertos, 66 heridos
  • El Universal: 0 muertos, 200 heridos
  • El Sol de México: 2 muertos, 32 heridos (Cruz verde) + 23 heridos (Cruz roja)
  • Excélsior: 6 muertos. Al parecer, varios heridos dieron nombres supuestos. Casi ninguno llevaba documentos de identificación.
  • Novedades: 159 detenidos
  • El Heraldo de México: 16muertos, 26 lesionados, 159 detenidos.[vi]

En el 2005, fue presentada una queja ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), argumentando la impunidad para investigar el caso. Hoy en día, a 45 años de lo sucedido, el evento continúa impune.

 

 

[i] Bartra, A. (2000): Crónicas del Sur. Utopías campesinas en Guerrero. Era. México. p 31

[ii] Sotero R. GarcíaReyes, (1971): El heraldo de México, 11 de junio.

[iii] El Heraldo de México, 11 de junio de 1971

[iv] “Refriega de estudiantes”, La Prensa, 11 de junio de 1971

[v] “Texto de la  conferencia de prensa del jefe del DDF”, EL Día, 11 de junio de 1971

[vi] La lista completa de diarios y testimonios puede ser consultada el Orlando Ortíz, Comp. (1973): Jueves de Corpus. Ed. Diógenes, México.

Anuncios