Etiquetas

, , , , ,

El director de un colegio francés, localizado en el departamento de Sena y Marne,  prohibió la entrada a una chica de 16 años bajo el argumento de que los profesores consideraban que su falda era ‘demasiado larga’. Dicho de ese modo suena absurdo. Pero hay que considerar un par de cosas más. Fuente: [http://ow.ly/TFpx300nuQx]

Desde el 2004, el Estado consideró oportuno prohibir todos los símbolos religiosos de las escuelas públicas. Ello incluye la Hijab (velo) musulmana, la Kipá judía, el turbante sij y las cruces cristianas.

Desde la fundación del Estado moderno francés, se ha buscado que la educación brindada por el Estado sea laica y Republicana. En 1905 fue aprobada una de las leyes más vanguardistas, relacionadas al tema del laicismo global: la Ley francesa de separación de la Iglesia y el Estado, basada en tres principios:

  • La neutralidad del Estado.
  • La libertad en el ejercicio religioso.
  • Los poderes públicos relacionados con la Iglesia [Fuente: http://ow.ly/H7EI300nr4n]

La educación en Francia siempre se ha caracterizado por ser Laica y Republicana. No obstante, esta ley no fue del todo pensada para contemplar las oleadas masivas de migrantes, a partir de la segunda mitad del siglo XX, especialmente la migración musulmana a Europa.  Para el 2003 una comisión valoró que la ostentación de símbolos religiosos violaba los principios de laicidad del sistema escolar francés. El entonces presidente Jacques Chirac, giró la orden de reformar los estatutos legales y en unos meses ya estaría redactada la Ley #2004-228 de marzo 15, 2004, concerniente al respecto de la aplicación del principio de separación entre la Iglesia y Estado, para portar símbolos o atuendos que demuestren afiliación religiosa en las primarias y secundaria públicas.

Poco antes de entrar en vigencia, las asociaciones Amnistía Internacional, Human Right Watch, criticaban que dicha Ley contradecía los principales valores de la Carta de los Derechos Humanos, respecto a la libertad de credo.  [Fuente, AI: http://ow.ly/TXbG300nsH4, HRW: http://ow.ly/DPsp300ntfa] A pesar de las protestas de la comunidad musulmana, la ley no mencionaba en ninguna parte la clase de “símbolo religiosos” que quedaban proscritos desde entonces. No obstante, muchos consideraban que el Estado francés se propuso, como un objetivo específico, la exclusión de la Hijab; símbolo religioso obligatorio de ‘modestia’ y ‘recato’ en las mujeres musulmanas. Esa es la razón por la que coloquialmente se le conoció en los medios como la Ley del velo.

La ley sigue vigente, después de doce años de existencia hasta hoy. La saña del Estado francés contra la comunidad musulmana se hace cada vez más patente, especialmente aquella que muchos directores cobran contra las colegialas musulmanas. Está más que comprobado que si  brindas herramientas de represión y le sumas el influjo de la autoridad, lo menos que puede suceder son los casos de abuso; lo peor, la violación de los derechos culturales de una comunidad tan sensible como la musulmana.

Durante los diálogos promovidos por ambas partes, se ha argumentado que la Hijab más que un símbolo religioso es un símbolo de identidad cultural. Se calcula que en 2014 el número de musulmanes en Francia alcanzó cerca de seis millones, lo que representa alrededor del 10% de los 66 millones que componen el total de la población. Francia tiene el mayor número de musulmanes de toda Europa. Razón por la cual algunos ciudadanos franceses miran con recelo la llegada de nuevos refugiados sirios. No es poca cosa que el Estado busque influir en la medida de lo posible en la clase de educación que desee ofrecer a sus ciudadanos. [http://ow.ly/Z5e6300nBlK]

En una de sus más reciente novelas, Sumisión,  Michel Houellebecq plantea un Francia un tanto distópica, regida por un presidente musulmán, en donde los profesores de universidades profesan la Sharia y practican las relaciones poligámicas permitidas por el Islam. Una producción calificada de ser un bodrio populista, por parte de uno de los escritores más polémicos de Europa. [Fuente: http://ow.ly/v2NV300nCnI]

La xenofobia de Houellebecq no está aislada. De hecho, en algunas ocasiones es promovida por organizaciones islamofóbicas francesas que buscan estigmatizar a la comunidad musulmana al relacionarlas con las organizaciones terroristas en Medio Oriente. La principal pregunta oscila alrededor del influjo que el propio Estado ejerce sobre sus ciudadanos al promover políticas públicas de exclusión o medidas de integración ciudadana a las comunidades musulmanas. Cada una de estas posturas representa nuevas cuestiones a la concepción de Estado, en las sociedades republicanas occidentales.

 

 

Anuncios