Etiquetas

, , , ,

 

La libertad de pensamiento en las redes ha asumido que es posible tolerar toda clase de comentarios, sin importar que estos estén o no sustentados. Pensemos en los colectivos neonazis que gustan de promover el antisemitismo por las redes sociales, promoviendo la esquizofrenia conspirofóbica por todos lados.

Muy recientemente, en mi trabajo, publicamos una imagen sobre “Afrodescendientes en México” en las redes sociales. En un descuido fue utilizada una pintura que alude a la revolución haitiana, la primera revolución en América Latina, algo que al final de cuentas se encuentra lejos de relacionarse con la relación histórica de esta comunidad étnica en México.

Por supuesto este error desató los típicos comentarios antisemitas, que nada tienen que ver con el asunto. En seguida se pegó una imagen cuyo único objetivo era el de difamar. Aquí la reproduzco:

13178853_501720440036778_3947545429768171216_n

Me dediqué a rastrear las supuestas fuentes en las que se basaba. Ambas provienen de libros publicados en 1998 y 2003 respectivamente, su autorDavid Duke, es nacionalista antisemita estadounidense y dirigente del KKK. La obra fue financiada por fondo públicos, provenientes del Estado de Louisiana. Fuente: NYT A Duke se le sentenció a 15 meses de prisión por ese asunto. Poco después, fue arrestado en la República Checa por incitar a los grupos neonazis, aunque fue liberado tras no encontrarse pruebas en su contra.

Respecto a la imagen, al principio, no pude encontrar mucho. Pero rastreándola por Google Images pude localizarla en un foro que se dedica a promover las ideas neonazis. Supuse que era una de las imágenes tomadas por los pastores evangelistas que documentaron los crímenes de Leopoldo II en el Congo, pero no fue así. Una corazonada me decía que era falsa, o al menos no correspondía.

Después de un rato de rastreo, pude encontrar indicios de un fragmento de la imagen, utilizada en un documental para la BBC. El documental habla sobre el Genocidio alemán en Namibia, contra la población Herero y Tuareg, en Shark Island. Algunos historiadores consideran que este fue el primer genocidio en la historia del siglo XX.

Aquí el documental, en donde se ostente la imagen en el minuto 1:05. En breve se logra apreciar la insignia característica en su cuello.

No sé quién sea el autor de la imagen, no es de extrañar que no exista esa información, precisamente porque no existe  mucha evidencia del suceso, especialmente después de más de 100 años. No obstante, el gobierno alemán aceptó oficialmente la culpa al respecto Fuente: http://www.windhuk.diplo.de/Vertretung/windhuk/de/03/Gedenkjahre__2004__2005/Seite__Rede__BMZ__2004-08-14.html

Simplemente considero asunto de suma importancia que se genere investigación seria para no propagar fuentes falaces por la red. Procedan con cautela, inclusive en este blog.

Anuncios