Etiquetas

, , ,

Para mi beber café es un asunto de templanza. Nunca demasiado, pero tampoco restringirlo. Recuerdo también que durante mis primeros estudios tuve un amigo SUD, o como se les denomina más coloquialmente “mormón”. Beber café para él, o mejor dicho “el no beberlo”, era para él un imperativo moral. Para entonces desconocía la existencia de otras iglesias que no fuera la católica y que yo supiera a la iglesia católica no se tenía proscrito beber café, ahora comprendo que él provenía de una iglesia diferente, con su propia doctrina.

Viene de “Tomar café

Sólo para el 2014 la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (de allí el acrónimo SUD) cuenta con 15 millones de miembros y 88 mil misioneros, distribuidos en 29 mil congregaciones (capillas) ubicadas en alrededor de 133 países.[i] Fundados por el estadounidense Joseph Smith, en 1830, fue su propio fundador el encargado de editar una versión de la biblia, así como los otros tres libros sagrados: el llamado “Libro mormón”, Doctrina y convenios y Perla de Gran Precio. Pero no estábamos hablando de la doctrina mormona sino de la aversión que un amigo mormón tenía al café, cuando, en México, somos tan proclives a disfrutar de él.

Al parecer no sólo es el café a lo que le tendría aversión la iglesia SUD, sino también al alcohol, el té y el tabaco. Esto ya no lo supe por mi amigo sino por otras fuentes. Para qué les miento, todo lo que después supe al respecto de los mormones lo vi en un capítulo de South Park titulado “all about mormons”, es el episodio número 12 de la 7ª temporada. Pero siendo justos, al dejar de lado esta fuente, de conocida irreverencia, acudí a una fuente más fidedigna. Según el portal mormon.org.mx:

“Nuestro cuerpo es un don preciado de Dios. Además de recalcar los beneficios de una buena alimentación y de la salud física y espiritual, Dios nos ha pedido que nos abstengamos de: Tabaco. Alcohol. Café y té. Drogas ilegales.

Dios promete grandes bendiciones físicas y espirituales a quienes cumplan la Palabra de Sabiduría. (véase Doctrina y Convenios 89:1-21)

En lo que respecta a las escrituras que fundamentan la religión cristiana, poco o nada se sabe al respecto del café. Será necesario hacer una breve revisión al respecto de lo que relaciona al café con la religión.

Para cerrar esta parte les dejo una pequeña cita:

Jacques Delille escribió de él en su poema “Le café” «Il est une liqueur, au poëte plus chère, Qui manquait à Virgile, et qu’adorait Voltaire»[ii].

Como abrevocas les adelantaré que, según Corominas, el término café proviene del turco kahvé, que a su vez viene del árabe qahwa, que también significa “vino”. El vino y la religión son algo que ya de por sí vienen juntos.

[i] http://www.noticiasmormonas.co/datos-y-estadist%C3%ADcas/ última consulta 14 de abril de 2016

[ii] “Licor amado por el poeta, que faltó a Virgilio y que Voltaire adoró”

Anuncios