Etiquetas

, , , , , ,

El día de ayer recibí una llamada del departamento de vinculación con egresados de la UNAM. Gustoso de poder retribuir con un poco de información a la base de datos de mi universidad, contesté la encuesta que me solicitaron.
Hoy me he quedado pensando, personalmente creo que recibí una formación bastante buena en lo relacionado a mi carrera; no solamente en términos educativos sino humanistas. Quizá me hizo falta aprovechar un poco más las oportunidades de intercambio internacional que me ofrecía la universidad, así como los cursos de idiomas.
De lo que sí estoy cierto es que no me arrepiento de haber estudiado mi licenciatura. La filosofía me ha hecho lo que soy, sea lo que sea. Pienso que contribuyó en gran medida en volverme una buena persona; quizá no la mejor persona, pero sí alguien que comprende la dificultad de conciliar los conflictos internos y externos que podría tener con mis semejantes o conmigo mismo. Nunca he tenido que utilizar la violencia, siempre la he considerado como la última opción y me siento orgulloso de ello.

2ddv65
No comparto la idea de que necesariamente una persona ‘inteligente’ sea aquella que hay estudiado un determinado nivel educativo. Como bien lo decía mi maestro Francisco García Olvera, «Lo ‘doctor’ no te quita lo pendejo», algo que me ha confirmado la experiencia laboral. También, durante mi titulación, mi otro maestro, Raúl Alcalá, no desaprovechó la oportunidad para recordarme que el título que obtenía no era motivo para perder la humildad. Al final de cuentas no era sino un papel. El deseo de aprender, pero también el de servir, debe prevalecer junto a mi integridad humana. Ya no he sabido nada de ellos en los último días, pero sus palabras las llevo muy cerca de mí, siempre.
EL motivo de mi más reciente divagación viene a colación de dos cosas. El primero es un Meme, uno que se ha transformado de distintos modos, tanto gráficos como textuales, pero al finalconserva su idea. La imagen suele ser el típico hincha de futbol, sobre él se lee: “Yo por mi equipo [de futbol], me hago mata ¿Y tú?” a lo que una segunda imagen contesta “No, yo sí estudié”. Lo interesante, y precisamente es aquello que revela el meme, es la clase de fanatismos al que nos estamos acostumbrando y al que no muchos universitarios son ajenos: El fanatismo del futbol.
Decirse “universitario” (o poco más que universitario “humanista”) y al mismo tiempo declararse “fanático” de cualquier cosa, debería ser considerado una contradicción de términos. Simplemente no puedes ser fanático sin dejar de lado el carácter crítico que requiere para considerarse humanista.
La segunda cosa que me lleva a divagar al respecto es algo sucedido en España. Recientemente se llevó a cabo el partido de futbol entre los clubes PSV Eindhoven, un club polideportivo de los Países Bajos, contra el Atlético de Madrid.

Según la BBC “Los fanáticos [del club deportivo PSV Eindhoven] fueron filmados incitando a un grupo de mujeres de origen gitano a humillarse a cambio de unas pocas monedas, horas antes de su partido de octavos de final contra el Atlético de Madrid.”

Por más que el presidente del PSV, Toon Gerbrands haya rechazado oficialmente la conducta de sus seguidores y prometa tomar medidas, el acto pareciera impacto en los medios; algo que le costará mucho más que dinero al club mismo. (Fuente BBC)

Lo que más me ha llamado la atención ha sido un hombre que se detiene, enfrenta a los hinchas que se reían y humillaban a las mujeres. En el video también se logra apreciar cómo les responde que “eso no se podía hacer”, entregándoles las monedas en mano, marchándose furioso mientras les gritaba “¡hijos de puta!” a los seguidores del PSV.

Pues bien, el diario ABC se dio a la tarea de rastrear a este hombre quien resultó ser un profesor de Filosofía jubilado del barrio de Ciudad Los Ángeles (Villaverde, Madrid).  Declaró:

«Para mí son más importantes los hechos que las palabras, como todas las personas anónimas que aportaron su grano de arena a la humanidad».

«Crucé por la Plaza Mayor y oí una gran escandalera. Pensé que era gente que se estaba divirtiendo, aficionados al fútbol sin más. No sabía ni de qué equipo eran, me enteré más tarde»

«Las estaban degradando, las deshumanizaban, las estaban tratando como animales».

Personalmente es aquí donde yo pienso que se forja el temple, en donde se pone a prueba la calidad humana frente a la opinión de la multitud. «Fue algo que surge de uno, que todos tienen que hacer. Por eso no quiero darme publicidad, porque no quiero que se piense: “Lo hace porque enseña Ética”. No, lo hice porque hay cosas que todo ser humano tiene que hacer».

No es la filosofía o el grada académico lo que hace al hombre, sino su propia calidad humana la que nunca debemos olvidar.

Si les interesa, pueden escuchar toda la entrevista en el siguiente link:
https://www.ivoox.com/player_ej_10829065_4_1.html?c1=ff6600

Por supuesto, muy poco tiene que ver el futbol, en lo relacionado a esta clase de humillación. En ningún lugar alcanzamos a ver el balón, ni tampoco hubo un arbitraje o jugadores seleccionados. Lo que sí hubo fue un comportamiento irracional, de parte de los hinchas, quienes olvidaron su propia condición humana al postrarse en una posición privilegiada, lo que derivó en humillación (ya no de las mujeres gitanas a quienes poco les interesó recoger las monedas directamente del piso, sino del género humano, uno que es capaz de extraer entretenimiento de la humillación de un congénere). Precisamente ello me hace pensar en la naturaleza del fanastismo, una especie de ceguera, temporal en este caso, pero que nos ha llevado a peores situaciones.

Necesitamos más gente como este profesor de filosofía. Más gente que se encuentre dispuesta a encarar a la multitud y hacerles notar su ceguera, su disposición a someterse a la opinión de la mayoría, sobre todo es esta triste temporada de populismos.

Anuncios