Etiquetas

, , , ,

Ahora que en México se avecina el gigantesco paso de la señal analógica a la digital en televisión, me he puesto a divagar al respecto de, al menos una ocasión, en la que este suceso pasó desapercibido para quien no fuera un empleado del pentágono o investigador en Tecnociencia de la Universidad de California.

Como todo lo que significa ‘cambio’ para el grueso de la población analfabeta en estos temas, siempre encontrará sus detractores, y más si se habla de México –pueblo de férreos conservadores, capaces de organizar una revolución sumamente sangrienta con el único objetivo de no cambiar en nada. Les platico al respecto…

Hace ya algunos ayeres (1972), los científicos de la Universidad de Sur de California que trabajaban para la ARPA (Advanced Research Projects Agency) crearon el primer escáner digital. Para entonces la única clase de escáneres eran analógicos y solían ser utilizados por la prensa y las agencias gubernamentales desde la segunda guerra.

Comenzando por imágenes simples, con texturas lisas y con muy poca variación de tonalidad. Luego fueron árboles, siguieron los paisajes coloridos, pero conforme se les fueron acabando las ideas comenzaron a poner a prueba la capacidad de su invención. Decidieron utilizar por primera vez un rostro humano para ser sometido al escáner. Seguro algún asitente llamado Alexander Sawchuk, cediendo a sus más bajos instintos y echando mano de su biblioteca de revistas, se le ocurrió utilizar la clase de imágenes con la más alta calidad producida por la industria editorial: Playboy.

Para entonces Playboy tenía la reputación de utilizar la mejor calidad en papel e impresión. La playmate del mes era la jovencita sueca Lenna Sjööblom. Lenna posaba frente a un espejo, cubierta sólo por un sombrero de alas anchas, medias, botas y una boa afelpada de color rosa. Los científicos recortaron un fragmento de la clásica fotografía, que utilizaba enteramente las páginas de la publicación (muy al estilo Playboy), al nivel del hombro y procedieron a escanearla. Desde entonces «Lenna se convirtió para los ingenieros algo parecido a lo que era Rita Hayworth para los soldados estadounidenses en las trincheras de la Segunda Guerra Mundial.» Fuente: Playboy

Anuncios