Etiquetas

, , , , , , ,

Es importante conocer el desarrollo del concepto de “persona” porque de él se desprenden otros conceptos no menos importantes para nuestro contexto histórico y social. Por ejemplo los conceptos de dignidad, identidad, autonomía, reconocimiento, etc.

Aunque su origen histórico  se remonta a la filosofía y al arte dramático, el concepto de persona se ha ido dispersando en diferentes disciplinas humanísticas a lo largo del desarrollo de occidente.

DramaEl concepto de persona designaba el tipo de máscara utilizada por el actor dramático en escena, durante las tragedias griegas. Dicho significado fue el que conservó a lo largo del auge de la filosofía helenística; pero resultaba sumamente confuso cuando, en el medioevo, fue utilizado para explicar el misterio de la trinidad en el que la divinidad podía representarse en una y (a la vez)  múltiples personas de ella misma. Boecio estableció la definición general en la que la “persona” designaba una “substancia individual de naturaleza racional”.Boecio

DescartesEl desgaste de esta definición no sucedió sino hasta el renacimiento, cuando autores como Locke o Descartes la utilizaron para designar propiamente a la consciencia de sí, en tanto “ser pensante e inteligente, dotado de razón y reflexión, y que puede considerarse a sí mismo como ser pensante […] en virtud de su tener consciencia”.Kant

Pero eso no satisfacía a los pensadores de la ilustración como Kant, para quien la persona no podía ser otra cosa sino la relación del carácter racional y moral; razón por la que no podía haber una concepción de persona sin “autonomía”. No obstante, agregaría Karl Marx, se encuentra condicionado por “relaciones de producción y trabajo” es decir sus relaciones con las demás personas para satisfacer sus necesidades.Marx

SchelerPara el Siglo XX, con autores como Max Scheler, el carácter relacional será de suma importancia para establecer el vínculo indisociable entre las personas con el mundo, un mundo con recursos limitados y repleto de injusticias. Es entonces cuando podemos reflexionar: Por qué no pensamos  en “¿Qué clase de hijos legaremos al mundo?” tanto como “¿Qué clase de mundo legaremos a nuestros hijos?” La clave está en el tipo de personas que elegimos ser y la clase de valores que deseamos transmitir.

Anuncios