Etiquetas

, , , , ,

Para las personas que viven aterrorizadas por tanta violencia, patrocinada por el crimen organizado y en ocasiones las instituciones gubernamentales, puede que resulte un poco superficial la polémica suscitada hace algunos días en torno a un niño llamado Axan. Es por ello que debo solicitarle, carísimo lector, ciertas prerrogativas que nos permitan guardar distancia, una cosa de otra, para que al momento de acercar una cosa a la otra el contraste no sea tan pronunciado y podamos vincular necesariamente la primer causa (la violencia en México) con la segunda (el niño Axan). Veamos todo en perspectiva.

Considero que, para poder ofrecer una opinión  al respecto, sería prudente prescindir de algunos juicios que se hacen en el texto original (y que pueden consultar en el siguiente link) y que suponen certeza al respecto del caso; un privilegio que no podemos tomar. En resumen esto es lo acontecido hasta ahora:

(1) La escuela sonorense IMARC suspende al pequeño Axan debido a que él decidió que su cabello no fuese cortado. ( 2) La mamá de Axan considera que la suspensión atenta, entre otras cosas, en contra del respeto a la autonomía corporal y los derechos humanos de su hijo.(3) Levanta una queja ante la SEP, la Conapred, la CEDH y el CEAV. (4) Abre una causa en change.org para su difusión mediante redes sociales (5) La noticia se viraliza.[i]

Analicemos con detenimiento.

Los rubros (1) y (2) establecen el conflicto y los primeros implicados:

(a) La Escuela IMARC  (b) Axan y (c) su mamá, identificada como Andrea de la Maza

Para ser justos debemos hacer una revisión pormenorizada de cada uno de los involucrados. Respecto a (a) podemos decir que es un colegio privado, localizado en Hermosillo, Sonora y fundado en 1964. Cuenta con una cuadrícula de 91 estudiantes y 8 docentes. Por sus oficinas han desfilado un total de 8 directores, contando a la actual Patricia Lord de Arias. Los valores que fundamentan esta institución son los de “Honestidad, Respeto y Disciplina”.[ii] Es responsable activo del acontecimiento (1).

capturadepantalla20150924alas16.56.15_focus_0_0_628_524Respecto a (b) podemos decir que es “un niño de 4 años y, por alguna razón, le gusta mucho su cabello largo.” Axan no tiene idea de lo que significa “reglamento escolar, estereotipo de género, autonomía corporal, derechos humanos, campañas de odio, incitación a la violencia sexual y feminicida, etc.” (b) jurídicamente es un menor de edad, definido de manera negativa como aquel individuo que, legalmente, aún no ha alcanzado la edad adulta. Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 26, goza del derecho a ser educado (garantía otorgada por el Estado mexicano). Según la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) los responsables de ello (Art. 18) son el Estado y los propios padres. Por lo que, en lo que respecta a (b), toda su autonomía se reduce a lo que (c) permita. El Estado mexicano no se ha manifestado al respecto. Es difícil considerar a (b) responsable de algo, no obstante debemos considerarlo al menos sujeto pasivo del acontecimiento (1)

En lo referente a (c) tenemos que considerar varias cosas. (c) es el sujeto activo de los acontecimiento (2), (3) y (4). En cambio debemos considerarla sujeto pasivo de (5) ya que sale de su control el que el caso se viralice y en consecuencia logre polarizar la opinión pública.

(c) es responsable esgrimir los argumentos más relevantes respecto a la decisión de (b) y debemos reconocer que está en su derecho como madre y tutora. No hay nadie que pueda ejercer un juicio al respecto de cómo cría o como malcría a su hijo, eso es independiente de la manera en la que ha llevado su caso a la luz pública. En eso último sí tenemos jurisdicción, pero no por completo. Hay que distinguir (3) de (4). En (3) los que deben ejercer el juicio, prescindiendo de la opinión popular son las instancias gubernamentales, en apoyo a las legislaciones vigentes en el Estado de Sonora y las Federales. En cambio (4) es harina de otro costal.

Aquí es donde las acciones (c) sí son vulnerables y esto ya no es problema de los comentarios intolerantes vertidos en su contra sino de la misma decisión de abrir el caso a las redes sociales.

Los comentarios son variados y van desde los que juzgan a (c) como el principal instigador de un “capricho” infantil, que con el tiempo y la reincidencia “suponen” llegará a peor. No obstante (c) argumenta que no se trata de un capricho. (c) considera importante apoyar la autonomía de (b) al dejar que tome sus decisiones sobre su propio cuerpo, lo que va en contra de la disposición de (a).Axan

(a) no ha manifestado su opinión, no obstante, debe considerar expresarse antes que los titulares inunden sus propias redes sociales, de esta forma:

Milenio: El pelo de Axan ¿capricho o lucha contra roles de género?

SDP: #AxanDecide: ¿Por qué Axan debe volver a la escuela respetando su libertad de apariencia?

El Universal: Expulsan a niño por llevar cabello largo al kínder

Sin Embargo: Madre inicia petición para que escuela de Sonora no discrimine a su hijo y le permita llevar el cabello largo

[i]       Tomado del portal change.org: #AxanDecide: ¡No a los estereotipos de género en las escuelas!

en donde se puede leer la versión completa.

[ii]      Tomado del sitio oficial: IMARC podemos agregar que la educación es bilingüe y cuenta con diversas instalaciones como biblioteca, enfermería y áreas deportivas. Los valores guardan tienen mucha relevancia, porque difícilmente podemos sostener el “respeto” a la decisión de Axan y su mamá.

Anuncios