Etiquetas

, , , , , , ,

México es mi casa, y la de 112 336 537 más (según el INEGI en el 2010). todos con distintas formas de pensar, unas más respetables que otras, eso no es problema. Lo que me preocupa es el creciente fundamentalismo y la misantropía desmedida con la que tantas publicaciones se han manifestado en redes sociales al respecto de -ya no digamos el hecho- la mera posibilidad de darle refugio a los desplazados en Siria.

princ_cordova_conversacion_190515Soy de los que piensa que un poco de misantropía no hace mal, te ayuda a defender un punto de vista auténtico cuando la aplastante homogeneización ideológica es impulsada por los medios de comunicación masivos.No obstante, una misantropía mal canalizada, aunada a un nacionalismo descontrolado, frecuentemente culmina en un despreciable fundamentalismo ver como ejemplo Grecia y el Amanecer Dorado. Si agregamos la xenofobia al, ya de por sí, peligroso coctel de racismo típico de las clase política (ver el caso de Lorenzo Córdova) este asunto terminará por explotar en el rostro de los más vulnerables; es decir todas aquellas personas que pretende proteger
los que esgrimen el discurso de “primero los de aquí…”

syria-civil-warEn su mayoría son esa clase de discursos que te hacen pensar que no existe otra
alternativa. O son “los de allá…” o son “los de aquí…”. Al parecer su objetivo no es otro sino el de exterminar toda posibilidad de diálogo, al reducir las posibilidades de elección a una sola dicotomía desprovista de variabilidad.

No estoy diciendo que todos los que consideren prestar atención a los “indígenas, vagabundos, niños de la calle, familias sin techo, madres solteras, etc.” inevitablemente escondan en su corazón un neonazi en potencia; sólo considero que les hace falta dialogar y cuestionarse ¿Y por qué no podemos ayudar a los dos?

Anuncios