Etiquetas

, , ,

princ_cordova_conversacion_190515

Hace no mucho, si ustedes lo recuerdan, si no aquí les dejo el link, comenté al respecto de la filtración ilegal de un audio en el que Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE,  en donde se le sorprende burlándose de los representantes de una comunidad indígena en Guanajuato.

En dicho audio menciona:

Hay que escribir unas Crónicas marcianas […] Es que desde las dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa hasta esto que, a ver, no voy a mentir. Te voy a decir cómo hablaba ese cabrón. Me decía ‘yo jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato. Yo decir aquí, diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones”menchuRigoberta-Menchú-Indígena-maya-Quiché
En un artículo posterior propuse:

“…si de verdad le importa a la “opinión pública” lo que tengan que decir las comunidades indígenas respecto a lo que Lorenza Córdova haya dicho de ellas ¿Por qué no dejan que sean las mismas comunidades indígenas las que lo juzguen como un acusado más? Después de todo fueron ellas las agraviadas, no hay necesidad de paladines justicieros moralinos.”
De ese modo sera posible evitar que; en el contexto político en el que estamos atravesando, recordemos que unos días serán elecciones; se pueda utilizar el descrédito dirigido no a Córdova como persona sino al INE como institución como un arma política.

¿Qué ha acontecido después de eso? No mucho. La estrategia utilizada para contrarrestar el daño ha adoptado una vía mediática ante la incompetencia de la vía jurídica.

¿Se acuerdan de mi recomendación de que sean las mismas comunidades indígenas las que juzgaran al respecto del asunto? Pues al parecer ha sido seguida, no al pie, pero al menos hay algo de ello. El problema es que, al parecer, poco les importa a los consejeros del INE que el apoyo venga de una indígena maya en detrimento de los indígenas “Chichimecas” a los que se refiere Córdova en el audio.

La cuestión no es enteramente mediática, como lo había dicho en una entrada anterior, existe otra estrategia para debilitar la opinión pública que ve con malos ojos el nepotismo del funcionario: Divide et Impera. Imagino que la estrategia consiste en demostrar mediáticamente cómo es que los indígenas también se corrompen, también son susceptibles de ser títeres de los medios y para ello siempre hay quién se preste. La pregunta es: ¿Qué indígena ha alcanzado salir de las peores condiciones de marginación como para poseer el suficiente alcance mediático en México y ofrecer una imagen pro “indigenista” del INE?obama-premio-nobel-paz

Ninguno, por siglos ser indígena y ser pobre en México casi es una tautología, como lo había señalado anteriormente. Según datos de la CONEVAL, el 72% de la población indígena es pobre, 28% no tiene acceso al agua potable, 36% carecen de drenaje y saneamiento, etc. de ese modo la estrategia mediática del INE adopta los mismos tientes nacionalistas que tenía Moisés Sáenz, subsecretario de educación de Calles, cuando declara:

La salida lógica del indio es hacerse mexicano. Encerrarlo teórica o prácticamente en reservaciones es condenarlo a la esterilidad y a la extinción última […] Creo en el indio dentro de lo mexicano.1

Ello implica incorporar al indio a la civilización, comenzando por destruir el modo de vida indígena e incorporarlo a lo que se cree es lo mexicano. La diferencia es que esta opmenchu_rigobertainión pudo haber sido válida (o no) en términos federales para los años 40’s, e inclusive en esos tiempos la idea de civilizar al indio cayó por lo suelos. Para nuestra actualidad, cuando la situación indígena se encuentra cada vez más inmersa en un capitalismo voraz, los pueblos indígenas exigen una autonomía consolidada en la aplicación de sus propias normas, basadas en sus propios usos y costumbres.menchu

¿Pero continúa siendo válida la postura de Sáenz de hacer pasar todos los grupos étnicos a través de rasero cultural de lo “nacional”, según lo que entienda por “nacional” el recién creado Instituto Nacional Electoral? Yo creo que no. La verdad esa estrategia, muy PRIista para mi gusto, de sacarse la foto junto a indígenas para hacerse pasar por “indigenista” está muy trasnochada. Y si Rigoberta Menchú se prestó para eso, si le damos el beneficio de la duda, quizá haya sido sin el más mínimo ápice de sensibilización política.

No quisiera creer que una indígena maya, laureada con el premio Nobel de la paz, deliberadamente haya sido comprada por el INE como si todavía viviéramos en lo el más recalcitrante colonialismo dieciochesco. Quisiera creer en mis instituciones políticas como quisiera creer en el premio Nobel de la paz, pero es que la verdad tanto el INE como el Nobel atraviesan una fuerte crisis de credibilidad. La primera por lo mencionado el principio (sin mencionar la opacidad con la que se han manejado todas las elecciones pasadas, cuando todavía era IFE), la segunda desde que en el 2009 se le otorgó al premio a Barack Obama, e inmediatamente arreciaron los bombardeos en Siria.

Y mientras tanto, nuestros medios se llenan la boca descalificando a una mujer que ni la debe ni la teme cuando opina al respecto del caso Ayotzinapa. Hay que saber reconocer nuestros errores, quiero creer que nuestra amiga indígena se encuentra más lampareada que un venado en autopista, y lo que ha dicho lo dijo sin afán de polemizar; muy por el contrario. No quiero entrar en el juego de ser ahora el que descalifique a una indígena guatemalteca, sólo porque no comprende el contexto mexicano, yo no la culpo. No sería coherente conmigo mismo y caería en el juego de la “doble moral” al que los medios quieren someternos. No condenaré a una mujer cuyos hermanos fueron desaparecidos bajo las mismas condiciones inhumanas, por su estado, del mismo modo que los estudiantes de Ayotzinapa. Ojalá mis palabras lleguen de algún modo a usted señora Rigoberta: No sea usted un títere.5363753992_983a6b1293

Anuncios