Etiquetas

, , , , ,

15.min-famaNadie puede diagnosticar, con certeza, qué tipo de droga permitió a Andy Warhol tener esa visión casi sibilina cuando formuló su bien conocida frase «En el futuro todos tendrán sus 15 minutos de fama mundial» Pero sin duda era algo a lo que James ya se había anticipado sin tener conocimiento de los medios de comunicación que hoy tenemos o como mínimo aquellos que conoció Warhol. Hace falta renunciar a su propia privacidad, a su sentido del pudor y dignidad para ofrecerse como parte del público en Sabadazo, el segundo peor programa de televisión en México, sólo precedido por el talkshow de Laura Bozzo. Ya no digamos el largo historial de famosos instantáneos en las Redes Sociales, comenzando por el Werevertumorro y terminando por Edgar, cuyo único mérito para ser famoso fue haberse caído a un charco.

Para entonces (siglo XIX) hacía falta un largo trecho, ni Henry James, con su increíble talento de reflejar tan complejas psicologías en cada uno de sus personajes, ni Andy Warhorl con todo su arsenal de tachas, podrían haber imaginado lo que estaba por cambiar con el advenimiento de las redes sociales. De lo que podríamos estar seguros es que en no más de unos cuantos años me quedaré corto con lo que acabo de decir, no sé cómo ni cuándo, pero ciegamente podría decir que así será. Finalmente, un término diferente a otro quizá, pero el acoso mediático siempre ha sido lo mismo.

La cultura mainstream nos ha acostubrado a suponer que todo ya ha sido visto, pero al mismo tiempo se retracta al ofrecernos una nueva faceta de la desfachatez, la indignación, el desenfreno; demostrando lo caraduras que podemos llegar a ser con las herramientas apropiadas (o inapropiadas si se quiere). Lo cierto es que muy pocos podemos imaginar las dimensiones y alcances que la cultura mainstream puede tener sobre las mentes de todos nosotros, ya no decir los más jóvenes.Portrait_of_Henry_James_1913

Hace algunos años hubiera sido indignante que un conductor de televisión buscara explotar, en exclusiva, el caso de un asesinato donde menores de edad se vieran involucrados. Hoy en día tenemos a Laura Bozzo buscando convertir en un “circo mediático” el asesinato de un niño de a penas seis años por parte de otros niños, con quien “jugaba al secuestro” en el estado de Chihuahua. El mayor de los acusados no sobrepasaba los 15 años. ¿Qué hay que agregar a ello? ¿Hace falta mencionar que dicha conductora cuenta con la papelería necesaria para asumir la tarea de litigante respecto al caso? ¿O que por medio de distintas apelaciones busca reducir la edad penal para dar castigo a los menores infractores? Mientras tantos cientos de familias marchan para exigir la puesta en escena de los padres y otros tantos miles no dejan de estar al pendiente de qué sucede a través de los medios de información tradicionales y no tan tradicionales.

Pero quien agradece ser olvidado no puede ser otro que nuestro querido consejero presidente Lorenzo Córdova quien, no hace mucho, se le grabó profiriendo comentarios racistas en contra de una comisión indígena proveniente del estado de Guanajuato. Del mismo modo, nuestro propio Neil Paraday busca cobijo tras las sombras de la discreción.

Anuncios