Etiquetas

, , , ,

Eric Arthur Blair quien pasó a la historia bajo el pseudónimo de George Orwell es un reconocido ensayista y literato quien alcanzó fama mundial tras la publicación de su novela 1984, apenas un año antes de su muerte. Para el 2013, sesenta  y cuatro años después, las ventas de este mismo libro se catapultaron un 337%.[1]

En algún momento se dijo que si Kafka hubiera nacido en México sería un autor costumbrista, lo mismo se dice ahora de Orwell. Como bien dice Rodríguez Marcosi: «Si la NASA convirtió a Julio Verne en escritor realista, la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. convirtió a George Orwell en un costumbrista, completando de paso –gran paradoja– la labor del KGB soviético.»[2]

En muchos aspectos, tanto el repentino auge de la novela de Orwell, como la transición hacia el “costumbrismo orwelliano”, hoy en día, tienen un punto de origen. Recientemente galardonado al premio honorífico Right Livelihood (Premio al sustento bien ganado), considerado el “Premio Nobel alternativo”[3], hoy en día Edward Snowden pasa sus días en Rusia, después de una larga temporada en HongKong.

Su nombre comenzó a tener resonancia a partir del 6 de Junio en el diario The Guardian, donde se divulga el acceso a registros telefónicos y de Internet de millones de usuarios de partedel gobierno de los EU. La casa blanca no lo niega, pero alega haber utilizado dicha información a favor de la “lucha contra el terrorismo”. Toda la información apunta hacia la NSA (National Security Agency) y el FBI (Federal Bureau of Investigation) con el acervo de las compañías Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple; a través del programa de vigilancia electrónica PRISM. Tres días después del artículo en The Guardian sale a la luz dicha fuente. Resulta ser un joven exempleado de la CIA (Central Intelligence Agency), su nombre: Edward Snowden.

Con el avance de las tecnologías de espionaje e interrogación no es extraño preguntarse ¿En qué clase de mundo vivimos? ¿No se habían terminado los totalitarismos tiempo atrás con el derrumbe de la unión soviética y el triunfo del modelo neoliberal? ¿No era esto una garantía de nuestras “libertades individuales”, el “fin de las ideologías”, el “derrumbe de los grandes relatos”? Tampoco es extraño tener esa extraña sensación de que se está asistiendo a la inauguración de una nueva tiranía. No es la tiranía del estado, ni del partido, ni de una clase social sobre otra: la tiranía de las grandes corporaciones industriales. Pero es que, parafraseando una carta del autor pero cambiando un poco su sentido:

«Ellos no sienten ninguna enemistad hacia mí como individuo. Yo tampoco hacia ellos. Sólo están “haciendo su tarea”, como dice el proverbio. La mayoría de ellos, no tengo ninguna duda, son buena gente y jamás cometerían un asesinato en su vida privada. Por otro lado, si alguno consigue matarme hoy, tampoco tendrá ninguna pesadilla. “Están sirviendo a su país” y eso parece que les absuelve de todo mal.»

Pero si en algo, estas palabras, resultan discordantes con avance de la industria es en el hecho de que “sirvan a su país”. Nada más lejos de la realidad, pese a que el discurso oficial pretenda hacerlo ver de esa manera. Cuando la industria armamentista se quedó sin un campo específico de consumo tuvo que emplear sus mismas estrategias de ventas y líneas de producción a terrenos mucho más modestos. Los microondas, la comida enlatada, los smartphones con todo lo que ellos implican (cámara, reconocimiento de voz, GPS), -¡Vamos! Es difícil pensar al mismo internet sin el impulso de la industria bélica, hoy en día, se dice, es el medio que democratizó el conocimiento; permitiendo su acceso, inclusive, a las clases sociales menos favorecidas. Suceso equiparable únicamente a la invención y popularización de la imprenta, que ocasionó el cisma entre la iglesia católica y la protestante.

[1] http://www.clarin.com/mundo/Record-ventas-libro-Orwell_0_935906750.html

[2] http://cultura.elpais.com/cultura/2013/08/25/actualidad/1377449679_445632.html

[3] http://www.rightlivelihood.org/summary_spanish.html

Anuncios