Etiquetas

, , , , ,

En ciertos círculos, especialmente los círculos relacionados con la comunidades indígenas se vuelve algo insensato adoptar una postura “ilustrada” que pretenda deslindar política de religión. Para este tipo de ideología no existen ciudadanos de primera, de segunda o tercera. Pero para la realidad política mexicana pertenecer a un grupo étnico representa, de entrada, uno de los más grandes pecados del nuevo credo judicial.Patishtan-Gran-OM

Pecados como no hablar o leer español, ni contar con un traductor que los defienda. Para el 2010 cerca de 8,400 indígenas se encontraban tras las rejas por esta clase de arbitrariedades. Ejemplos hay varios, los más reconocidos son los de las indígenas ñhañhu Teresa González, Alberta Alcántara y Jacinta Marcial; acusadas por haber “secuestrado” a seis agentes de la entonces Agencia Federal de Investigación (hoy extinta), con una pena de hasta cuarenta años de cárcel sólo permanecieron cuatro años tras ser reconocido la patente violación a sus derechos. También está el caso del tzotzil  Alberto Patishtán, acusado el 3 de octubre de 2012 de homicidio, lesiones calificadas, robo calificado, daños y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército mexicano; condenado a 60 años de prisión, preso durante 13 años y liberado el 31 de octubre de 2013. Hay una fuerte agresión de parte del estado, el grueso de la población y los medios.

pf-0635100319-QUERETARO18-DCH-c-440x293La política no es una excepción. Son pocos los pueblos indígenas que se encuentren representados en los curules del senado o la cámara de diputados, en donde se incluyen estados como Oaxaca y Chiapas con el mayor índice de población indígena. Es de llamar la atención que mientras la población indígena ha tenido un considerable crecimiento, el número de hablantes de lenguas indígenas ha disminuido. ¿Cuáles son las causas de este atropello? Habrá quien diga que el tipo de política ejercido por el gobierno mexicano representa una afrenta a los modos de organización política de los pueblos indígenas. Este tipo de asuntos ejercen violencia en las relaciones sociales al establecer la dicotomía entre la “gente de costumbre” y la “gente de razón”. ¿Cuál es la solución que se ha ofrecido? La autonomía.

El estado establece un compromiso entre él y los individuos que representa, en las comunidades indígenas por el contrario esta idea de “individualismo jurídico” no se encuentra latente, ellos mismos gestionan su propio marco jurídico a partir de su comunidad. Los indígenas son ciudadanos de segunda o tercera para el gobierno estatal, son utilizados para ejercer su voto pero conforme avanza el interés de sus gobernantes a instancias másIntegrante de la OPIM pide la liberación inmediata de los cinco presos de conciencia frente al penal de Ayutla de los Libres, México. elevadas del legislativo, son completamente olvidados.

La pobreza ha sido un espectro que ha acompañado al sector indígena por siglos. En México representa el 10% de la población, un total de 11 millones 132 mil 562 habitantes, definidos (aproximadamente) por 62 pueblos, con más de 364 variantes lingüísticas (datos oficiales). Entre los estados con mayor concentración se encuentran Yucatán (con un 58.96% total de la población), Oaxaca (47.64%), Quintana Roo (39.11), Chiapas (28.36%), Campeche (26.82%), Hidalgo (24.33%), Puebla (18.76%) y Guerrero (17.00%)[1] Se estima que, en México, el 33% de la población vive en la pobreza moderada y un 9% viven la pobreza extrema; un total de 53.3 millones en el 2012 según cifras del CONEVAL.

Es comprensible que en las situaciones de pobreza y carestía por las que atraviesa México (y parece no salir) se den movimientos religiosos que cautiven la atención del miserable, prometiéndole mejores condiciones de vida y un futuro próspero. La pobreza es un caldo de cultivo para “cultos”, “sectas”y “grupos” que minan al total de la población católica; misma que oscila entre un 80 al 87.99% de la población total en el país. Según el antropólogo Elio Masferrer esta cifra ha ido en declive, tomando en cuenta el índice de sacramentos que pide la Iglesia Católica a sus creyentes conforme avanzan en la vida. El Universal reporta que para el 2011, un aproximado de Mil mexicanos abandonan a diario el catolicismo, esta cifra es alarmante para cualquiera.

Pero la Alberto-Patishtán-1disminución de creyentes no es un caso exclusivo de México, es un fenómeno global. «La iglesia católica fracasa por no tener una propuesta para sus fieles, ha perdido la eficacia simbólica. Un feligrés tiene que tener la conciencia o la fe de que esta propuesta es susceptible de transformar la realidad, si no tiene esa convicción se va a su casa, a otra propuesta religiosa, o simplemente usa la institución como una agencia de servicios, es decir, nace un niño, lo bautiza, o si la jovencita cumple 15 años le hace una misa» (Masferrer, 2011)

Para Masferrer «lo que está en crisis no es la fe, muchos no creyentes sí lo son, pero se hartaron de una iglesia corrupta, pedófila, transa. Y buscan nuevas formas de espiritualidad, desde iglesias evangélicas hasta New Age.» (Ibíd.) Si por un lado la iglesia católica se enfrenta a una de sus más fuertes crisis, por el otro el auge de las iglesias evangélicas permite una pronta consolidación entre la población mexicana, especialmente en zonas del sudeste ¿Adivinan por donde? Exacto, los estados con mayor población indígena. En Chiapas menos del 60% de la población es católica lo que produce fuertes conflictos interétnicos.

Ya va siendo hora que, desde el último Concilio ecuménico realizado en el Vaticano (1962-1965), se re-actualicen las necesidades de la iglesia en un ambiente de constante presión política, económica y social en condiciones de extrema pobreza mundial. Propuestas que, más allá de problematizar la existencia o inexistencia del infierno, aborden las prácticas religiosas en el contexto de los conflictos sociales y el decolonialismo de los pueblos indígenas. Un ejemplo de ello es la llamada Teología de la liberación.papatartufo02

[1] Fuente: INEE, estimaciones a partir de la información proporcinada por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, basada en el XII Censo de Población y Vivienda, INEGI.

Recomiendo las lecturas de estas entradas anteriores:

 

Anuncios