Etiquetas

, , , , ,

El estallido de los conflictos que propiciaron la guerra de independencia alteró radicalmente la estabilidad económica de las haciendas promotoras del pulque y el maguey. Era de esperar que tanto las prohibiciones como las concesiones no fueran del todo respetadas, del mismo modo que los castigos eran cada vez más ejemplares. Aunado a ello, también se podrían sumar los gravámenes que la corona  imponía sobre las casas productoras para financiar su propia defensa, la escases de mano de  obra, así como de la maquinaria especializada eran cosa de todo el tiempo.

La población estaba entonces dividida, pero inclusive en las divisiones más acérrimas subyace el uso de esta planta. Guillermo Prieto relata en sus Memorias «HJGpePosadaoras enteras pasábamos pendientes de los labios de mi tía, oyendo los diálogos sangrientos y las reyertas entre la Virgen de Guadalupe y la de los Remedios; una, como se sabe, partidaria acérrima de los insurgentes, y la otra Virgen exaltadísima por los españoles.» (Prieto, 1969, p. 20)

Por un lado, el culto a la Virgen de Guadalupe es ancestral debido a la conexión establecida por algunos teóricos con entre la Virgen y  la diosa Tonantzin, representación de Coatlicuhe. Pero propiamente su culto comienza a partir del siglo XVI con la llegada de la Virgen_de_guadalupe1orden franciscana a México.

En el  Nican Mopohua se relata que en el año de 1531 aconteció la manifestación de la Virgen de Guadalupe al converso Juan Diego Cuauhtlatoatzin, en el cerro del Tepeyac, ordenándole se erigiera un templo en esa localidad. No teniendo éxito una primera  ocasión en que se buscó convencer al obispo del acontecimiento, fray Juan de Zumárraga, solicitó a Juan Diego una prueba de su aparición. Juan Diego llevó al obispo una impresionante cosecha de rosas de castilla; cosa milagrosa, ya que el cerro del Tepeyac es de superficie árida en invierno, sin mencionar que las rosas no son de la región. Al momento de extender las rosas que contenía se manifestó la imagen de la Virgen impregnada en el ayate del converso.

Varias observaciones se pueden hacer al respecto de la relación entre la virgen de Guadalupe y el maguey. El aRemediosyate en el que se encuentra impresa la imagen de la virgen es de fibra de maguey, mismo que, según cuenta la leyenda, portaba Juan Diego al momento de acontecer el milagro. La aparición se da en un magueyal, lo que da pie a Edmundo O’Gorman para especular en el fulgor de la Virgen, como algo que se figura a las pencas de un maguey extendidas en la periferia.

Por el otro lado, se dice que la imagen de la Virgen de los Remedios es la más antigua del continente americano. Fue traída a México por Juan Rodríguez de Villafuerte, soldado conquistador a las órdenes de Hernán Cortés; quien, al calor de la refriega ocasionada tras la ruptura entre los mexicas y los conquistadores, le escondió a la sombra de un maguey. Tiempo después será encontrada por el indígena Juan Ce Cuautli, quien le transportó a San Juan Totoltepec, donde se le venera desde que las autoridades civiles erigieron su templo el año de 1574.

Anuncios