Etiquetas

, , ,

Como personaje fundamental de la planeación urbanística postrevolucionaria, el arquitecto Mario Pani colaboró activamente en los movimientos artísticos y sociales de mediados de siglo hasta su muerte el año de 1993. Lo nacional, lo popular y lo revolucionario se dan en él simultáneamente a la reestructuración histórica de la política y el urbanismo en la ciudad de México. Ejemplo de esta reestructuración política que le antecede, en lo referente a la urbe, es la demarcación territorial de municipios a delegaciones en el régimen obregonista.[1]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entre sus obras más destacadas se encuentra el Hotel Reforma (1934), la torre de Rectoría de la UNAM (1950), el conjunto urbano Nonoalco en Tlatelolco (1949-1964) y el Conservatorio Nacional de Música de México (1946).

Antecesor al urbanismo de Pani, en pleno auge del maximato, fundador de la Asociación Nacional de Planificadores de la república Mexicana se encuentra Carlo Elizondo (1892-1970). Contemporáneos a él contamos con Juan O’Gorman (1905-1982), José Villagrán (1901-1982), Vladimir Kaspé (1910-1996) y Mathias Goeritz (1915-1990). Carlos Elizondo.

Uno de los mayores aportes de Pani a la planeación urbanística, a través de la introducción del pensamiento de Le Corbusier, son los edificios multifamiliares. Una de las más conocidas es el conjunto urbano Nonoalco en Tlatelolco. LamentaFoto_Mario_Paniblemente muchos de las estructuras edificadas en terreno lacustre (como el del centro de la ciudad de México) colapsaron a raíz de los terremotos de 1985. La tendencia que presidía Pani es de corte funcionalista. Testimonio de ello fue el magno proyecto de Ciudad Universitaria de la que fue director junto con Carlos Lazo.


 

[1] Consultar el Artículo 73, fracción VI de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos donde aun se establece la división municipal. Hoy en día ese artículo se encuentra derogado.

Fuente

DeGaray, Graciela (2004): Mario Pani, Vida y Obra. UNAM. México.

Anuncios