Etiquetas

, , , ,

Imagen

Ahora sí…  ¿en dónde íbamos? ¡Ya recuerdo! Pasado inmediato.

Debo aclarar todavía más. Yo no soy de la Universidad Iberoamericana. Mi testimonio es el mismo testimonio que le podrían sacar a cualquier estudiante promedio, enterado de los sucesos que acontecieron en el 2012, en la ciudad de México. La información fluyó por internet y por eso muchos de nosotros estuvimos enterados de lo que sucedió en la Universidad Iberoamericano con el candidato Enrique Peña Nieto. Los invito a ver un video muy en boga para entonces acerca de la entrevista que Loret de Mola le hizo a uno de los voceros del movimiento #Yosoy132.

Los invito a visitar sus diferentes medios de contacto en Internet.

http://www.yosoy132media.org/

https://twitter.com/Soy132MX

Y aprovechando que hoy se conmemora el surgimiento del movimeinto #Yosoy132 les dejo los siguientes artículos:

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/05/10/como-hacer-cosas-con-yosoy132-4506.html

http://revoluciontrespuntocero.com/11demayo-cuando-surgio-el-yosoy132/

 

Mi opinión al respecto de lo que, en su tiempo, me pareció fue este movimiento social:

(11/05/12):

El movimiento #Yosoy132 se comprende como una especie de Trending topic o tema de relevancia en la red social Twitter a través de su “Hashtag” o etiqueta: #Yosoy132; en manifestación del un mitin político acontecido en la Universidad Iberoaméricana, en el que, acusados de ser porros, provocadores y colados del partido rival; 131 estudiantes de la Ibero autentifican con su credencial en la página de videos en línea: Youtube su pertenencia a tal institución. En simpatía a esto, otras instancias se manifiestan como #Yo soy 132, en alusión a los 131 estudiantes que manifestaron sus ideas en contra de las opiniones de Enrique Peña Nieto. El 132 se vuelve un estandarte de protesta estudiantil que rebasa sus límites como movimiento exclusivo de la universidad jesuita, pero como tal ofrece a los jóvenes una nueva manera de ejercer política, alternativa al presidencialismo que busca la figura del líder en todos los movimientos políticos y de los que inclusive la izquierda padece en magnitudes casi mesiánicas. (Fin de la Parte IV).

Imagen

 

Anuncios