Etiquetas

, ,

 

Imagen

El ambiente es tenso un par de años después. Se avecina la sucesión presidencial en donde contiende por segunda vez la izquierda, en hombros de López Obrador, antiguo “alcalde” capitalino, desaforado y desacreditado después de “gran berriche” que le llevó generar un plantón en la Avenida Reforma seis años antes (cuando contendía en contra de Felipe Calderón). La derecha, que como se dice: “tampoco vende piñas” que con su afán moralino ha desatado un ambiente de violencia en el país, encabezado por la antigua Secretaria de Educación Josefina Vazquez Mota, si se me permite mencionar, no ha sido la primera vez que una mujer trata de aspirar al puesto público ejecutivo y hasta ahora tampoco se ha visto a ninguna que logre captar la atención que captaron los presidenciables de género masculino, el caudillo por excelencia nunca fue mujer el presidente tampoco, quizá la excepción podría ser la maestra Elba Esther Gordillo de quien hablaremos en seguida. Por el partido alternativo, el armado por la influencia de la lideresa sindicalista contiende un don nadie apellidado Quadri, sacado de las filas interminables de las políticas charristas del SNTE en relación a los regímenes del PRI anteriores a éste.

Imagen

Por último contiende el candidato del PRI, antiguo gobernador del Estado de México, títere publicitario de la familia Montiel, pináculo mediático y centro de atención de las cámaras de la televisora más grande de todo México: Televisa al estar relacionado a un matrimonio trágico, pero a la vez misterioso, cubierto por los programas de chismes, reanuda sus nupcias con una de sus consortes, volviéndose de nuevo el centro de atención. La industria mediática le rodea, cubre todas sus puestas en escena y maquilla los posibles inconvenientes que podrían acontecer durante la campaña. Él es responsable directo de los disturbios de San Salvador-Atenco que dio origen al FPDT en el Estado de México. Él también es responsable de presentarse, por su propio pie, a la Universidad Iberoamericana. Es en este instante donde será pertinente mencionar el surgimiento, también mediático de “#Yosoy132”.

Anuncios