Etiquetas

, , , ,

El pelícano es un animal simbólico en el cristianismo, representa en gran medida el sacramento de la fe católica. Muchos de ustedes recordarán como en la Eucaristía el padre dice lo siguiente:Imagen

Bendice y santifica, oh Padre, esta ofrenda, haciéndola perfecta, espiritual y digna de ti, de manera que sea para nosotros Cuerpo y Sangre de tu Hijo amado, Jesucristo, nuestro Señor.

El cual, la víspera de su Pasión, tomó pan en sus santas y venerables manos, y, elevando los ojos al cielo, hacia ti, Dios, Padre suyo todopoderoso, dando gracias te bendijo, lo partió, y lo dio a sus discípulos, diciendo:

“Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros”.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó este cáliz glorioso en sus santas y venerables manos, dando gracias te bendijo, y lo dio a sus discípulos, diciendo:

“Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía”.

En gran medida el objetivo de la Eucaristía se centra en la comunión de Cristo con su Iglesia que de ningún modo viene a ser el edificio donde se practica el rito de la Eucaristía, ni tampoco la estructura sacerdotal encabezada por el Papa en turno. La Iglesia son los siervos de Cristo que se aglomeran en su templo para recibir la comunión a través de su cuerpo y su sangre.

¿Qué tiene que ver Cristo con el pelícano?

Imagen

A mediados del siglo XIII, a solicitud del Papa Urbano IV, Santo Tomás de Aquino compuso un himno titulado Adoro te devote o Te adoro con devoción. En este himno se enuncia, particularmente en la sexta estrofa el siguiente fragmento:

Pie pellicane, Iesu Domine, me immundum munda tuo sanguine.

Cuius una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere.

Lo que se traduce por:

Señor Jesús, buen pelícano, límpiame a mí, inmundo, con tu sangre.

Pues con una sola gota puedes liberar al mundo entero de sus crímenes.

En efecto, se afirma en algunos bestiarios medievales [Consúltese el Bestiario editado por Ignacio Malaxecheverría en Siruela p. 115 ss.] que el pelícano  es un ave caracterizada por barrenarse el pecho con su propio pico para alimentar (o revivir) a sus propias crías; análogo al modo en que Cristo derramó su sangre por la salvación de los pecadores. [Juan Eduardo Cirlot hace referencia al emblema LXX de la Ars Symbolica de Boschius].Imagen

Escribe Angelus Silesius:

«Despiértate, cristiano muerto,  fíjate, nuestro pelícano te riega con su sangre y con el agua de su corazón. Si la recibes bien … al instante estarás vivo y con buena salud»

Por ello tampoco es raro ver al pelícano en sustitución al ave fénix que renace, resucita como Lázaro ante el salvador. Sin duda alguna es una de las referencias clásicas del amor de Cristo el género humano.

 

Fuentes:

Diccionarios de símbolos: Chevalier, Jean. Editorial Herder. y Cirlot, Juan Eduardo. Editorial Labor. 

Bestiario: Malaxacheverría, Ignacio: Bestiario Medieval. Ediciones Siruela. 

 

Santo Tomás [Adoro te devote]

 

Anuncios