Etiquetas

, , ,

El autor

Desde que iba en la primaria mis profesores me han sugerido dejar una página como guardapolvo. Me parece que es algo imposible si se trata de un asunto tan informal como un blog. Pero nunca está de más, sobre todo por aquello que le llaman: “etiqueta”, ya vista no como un pedazo de tela o papel que cuelga de un artículo en exhibición sino el diminutivo que se logra al agregar el sufijo “-eta” a la ética. Este sufijo es de origen catalán y valenciano, posee un uso informal. Ejemplos: amigo, amiguete.
Propiamente, diría yo, eso es justo lo que la sociedad está echando de menos: reglas de etiqueta, ya no vista como las reglas de comportamiento que adquiere cierta clase social para el “buen” comportamiento, sino meramente como la ética vista en término locales, en la manera en que todos nos comportamos. No una ética que aspire a tener alcances universales como la mayoría de los filósofos morales pretenden, sino una ética “pequeña” que nos permita convivir mínimamente en un contexto tan conflictivo como el nuestro.
Cuando no se puede contar con un Dios que nos respalde como sustento teórico y metafísico, creo que es momento de pensar en las “pequeñas cosas” que se dejaron olvidadas. Así que ya saben. los que se sientan abandonados por la mano de Dios, siempre dejen un guardapolvo. Nunca está de más.

Anuncios